lunes, 21 de junio de 2021

HALF La Rioja 19-06-2021

Segundo asalto de la temporada para Helena. Una prueba con una buena organización y un calor que paso factura a muchos participantes. 

Un starlist con mucho nivel que prometía una competición apasionante. 

Sin estar todavía al 100% las sensaciones fueron mucho mejores que en Half Aranjuez teniendo un sector de carrera mucho mas efectivo y ya pudiendo hacer algún trabajo de ritmo dentro de la carrera a pie. Poco a poco las sensaciones van volviendo si siguen respetando los dolores y el trabajo y entrenamiento es fundamental para que todo vaya viendo la luz. Al final un 5º puesto con un tiempo de 4 h 31' que dejan un buen sabor de boca y esperanza para su evolución.





miércoles, 12 de mayo de 2021

DE VUELTA A LA COMPETICION. HALF Aranjuez 09-05-2021

 Hola a todxs! 

Hace mucho, mucho que no publico nada y es que necesitaba volver a sentirme parte de la fiesta del triatlon. Esto se hizo posible el domingo pasado, 9 de mayo en el triatlon MD de Aranjuez.

No hay demasiado balance que hacer salvo que después de dos años soy una afortunada de poder volver  a competir y sentirme competitiva, al menos buena parte de la carrera y  tras dos años, casi tres de luchar por volver a correr. un camino muy duro, de mucha incertidumbre, de dar pasos adelante y atrás y con una pandemia por medio que ha mermado gran parte de mi energía vital.

Antes de nada, mi agradecimiento a todas las personas que me han acompañado en este tramo de mi vida,  este que ha sido duro (y no diré malo sino duro pues ofendería a todos los que sufrieron y sufren el arrase de la Covid19), agradecer al equipo de médicos, fisios, nutricionistas, entrenadores y amigos que han estado ahí y me han ayudado  y apoyado para que el domingo pudiera estar en linea de salida.

Por supuesto a la organización del Korona Madrid que sacó la prueba adelante y a todos los participantes y espectadores por el buen ambiente que allí se creó.

En cuanto a mis sensaciones sabía que no serían las mejores pero el objetivo era sencillo; salir , intentar hacer los trabajos propuestos y llegar. 

Una natación bastante limpia a pesar de toda la gente que coincidimos en el circuito, me dormí un poco en la parte final; no sé si enredada con las algas o con que,  pero en definitiva, natación discreta. La bici con buenas sensaciones al principio, haciendo muy bien los watios propuestos en cada tramo, pero se me hizo larga la parte final, errores en la nutrición e hidratación (unos geles que cayeron, un puesto de agua que no quise coger ....) que probablemente con más horas sobre la bici pues no hubieran supuesto tanto problema pero calculando que iba al 60% pues esto hizo que llegara más justa de la cuenta a T2.



Llego en tercer lugar a correr y las primeras zancadas no son malas, es más me siento bien; pero antes del primer km unos fuertes calambres en lo gemelos y abdomen me ponen a caminar. ando un poquito bebo agua, gel, sales y vuelvo a intentar, pero me duele mucho. Entonces sucede. Vuelvo a sentir el miedo de la lesión, me duele al apoyar uno más que otro, empiezo a pensar que me voy a lesionar, si merece la pena seguir, si luego tendré que volver a parar. Me hundo yo sola. Dejo de competir, dejo de disfrutar y solo pienso en la lesión. Paro a caminar, vuelvo a correr una y otra vez, el dolor no se va. Juan me dice que esta carrera la tengo que terminar, aunque sea andando. Le veo que se aleja de mi cuando voy a pasar para que no me pare con él, se hace el loco y se limita a animarme; pero no me dice lo que quiero oir que es que abandone.


Ya he perdido la cuenta de las chicas que me han adelantado, pero han sido muchas; solo pienso en cuánto tiempo me llevará hacer todo eso andando. Poco a poco asumo que voy a terminar, es más que quiero terminar, aunque sea andando y creo que me relajo un poco. He bebido bastante y me he repuesto, he estirado, y me he echado agua fría. Me anima la gente, escucho a Cesar Pereira en un punto del circuito, también a Felipe Gutierrez animando en otro, los propios corredores.... decido correr 4' y andar 1'. Así hasta el 11, después decido no volver a parar hasta meta y ya cojo un ritmo sobre 4'25 que veo que puedo mantener hasta el final, el pie me duele pero lo soporto, se que tengo que aguantar.

Y por fin cruzo la meta. Sexta posición al final y para que mentir; decepcionada con el resultado pero orgullosa de lograr ganar esa batalla mental.


Desde hacía más de 2 años no había conseguido terminar una carrera. Las últimas lesiones me hicieron perder la confianza, pensé que volvería a recaer, pensé como sanitaria que estaba perjudicando mi cuerpo si le obligaba a eso... yo soy promotora de la salud ...

Desde niña he soportado dolores al hacer deporte, te acostumbras tanto, que no sabes distinguir cuando ese dolor te va a dejar lesionada o cuando es un dolor más de un día más. Cuando el dolor ya ni responde al tratamiento durante meses y meses te aburres de él, te cansas y no ves la luz. Lo temes. Dejas de hacer para no empeorarlo.

Esos fueron mis fantasmas el otro día en la parte final de la carrera.

 Lo de menos es que llevara más o menos entrenamientos, total, estoy empezando de nuevo y aún no hay prisas.... Me quedo con que fui capaz de alejarlos y terminar por fin un triatlon tras un largo periodo de sequía.

De nuevo gracias, a todxs los que lo hicieron posible. 

Nos vemos pronto!

HH



jueves, 11 de junio de 2020

REFLEXIONES POST CUMPLEAÑOS

Hola amigos ! hace un montón de tiempo que no publico nada; y no es que no haya escrito nada, escribir forma parte de mi desde que soy pequeña; pero ultimamente no he encontrado el motivo ni el tiempo  para hacerlo. 
Siempre que cumplimos años, igual que en Año Nuevo, hacemos un pequeño balance o reflexión sobre nosotros, nuestra vida y nuestro entorno.
Yo hoy pensaba en el corazón. En el corazón desde un punto de vista espiritual y anatómico. Siempre he sido una gran apasionada de este órgano, esta máquina perfecta que cada ser portamos en nuestro interior. El funcionamiento mecánico del corazón es realmente asombroso; es una máquina de alta precisión que incluso sabe autorrepararse. Y qué me decís del funcionamiento eléctrico? La manera de conducir los impulsos  de hacer que todo sea perfecto. Lo encuentro asombroso.
Cuando observas un electrocardiograma y ves las ondas y segmentos que suben y bajan desde diferentes observadores te das cuenta que esa es la esencia del ser humano. Subir y bajar, contraer y recuperar, excitarse y calmarse, caer y levantar.....

Esta temporada de atrás ha sido especialmente dura para mi en el plano psicológico. Como os conté en post anteriores el calvario comenzó el 8 de junio del pasado año donde mi pie dijo basta.
Venia de una buena campaña de entrenamiento invernal y competiciones en atletismo que me indicaban que estaba en el buen camino, pero bien es cierto que desde un mes arrastraba molestias en el pie a las que no quise hacer caso. Con tantos años de competición el no tener molestias en general es un tópico. Además venia de un mal final de temporada 2018 también con otra lesión en la cadera y que me pudieron las ganas. Resultado = lesionada.
Nunca pensé que esto seria tan largo y tan doloroso y que me produjera tanto desgaste.
Empece la rehabilitación por enésima vez en Sierra -Nevada tras la cirugía, en Navidades, y como me dicen allí, llego coja y me voy casi corriendo. Pues así es. Tanto bien me hace la sierra, el aislamiento y la gente del CAR que decidí pasar también el mes de febrero, renunciando al trabajo, a la clínica de podología, al club de gimnasia, y a mis proyectos permanentes. Pero merecía la pena y la prioridad era recuperarme.
Hicimos un buen trabajo sobre la bici y agua y arrancamos a correr. Gracias Antonio forever (como fisio no tienes precio, como persona ya no encuentro que poner, en serio, amazing)
Pero vuelvo a Segovia a comenzar ya con preparación específica y a todos nos sorprende el maldito Coronavirus.
Ante el estado de alarma y la necesidad de sanitarios junto con la cancelación de todos los eventos y actividades en general pues me pongo a hacer lo máximo y mejor que se para ayudar a los enfermos, olvidando el pie, el entrenamiento, el cuidarme y todo lo demás.
Así fue. Solo quería descansar cuando llegaba a casa. Me irritaban las redes sociales con los retos y los entrenamientos indoor, me parecía absurdo e inútil hablar y publicar todo eso  con la masacre, la muerte y la enfermedad; las familias destrozadas para siempre, las despedidas que nunca pudieron ser, el miedo, la desolación... que todos los sanitarios y yo  vivimos día a día ... me olvide de todo. Estaba enfadada y triste. Llegaba a casa y solo quería llorar, por todas esas personas que no podíamos ayudar, por la soledad, por el agotamiento, por el caos.
 El alcance de esto solo lo sabemos los que lo hemos vivido, o los que llevan uno o varios muertos en su familia, sí, como lo leeis, varios.

Dije en un video que la naturaleza se había revelado, que era un aviso ante la degeneración y el egoismo humanos, que tenían que cambiar las cosas, que debíamos ser respetuosos con el medio natural, con la vida y con todo lo que cohabita en el planeta.

Esta ha sido una época de mirar hacia dentro, al interior de uno mismo, al CORAZON en su forma espiritual, a valorar lo que se tiene; a aceptar y conformarse con las situaciones de la vida, a sentirnos uno más, ni mas gordos ni mas flacos, ni mas ricos ni más pobres, ni ganadores ni perdedores.
Me cuesta hacer esta reflexión porque mi mentalidad es ambiciosa, genero muchas ideas al cabo de un día, a veces son disparatadas y otras sencillamente funcionan, pero soy insaciable.
Por eso acepto mal la lesión, la veo como derrota, como fracaso, como involución y eso me hace sentir fatal.
Afortunadamente, al igual que el impulso cardiaco, según caigo me levanto, incluso varias veces a lo largo de un día, y generalmente y con mucho trabajo suelo reequilibrarme. Este virus mundial y esta lesión me han enseñado muchas cosas.
Ahora, he  aprendido a correr sin reloj (eso no era para mi), a hacer algún km de menos (si podía hacia uno o dos de mas), a simplemente ser feliz por correr aunque vaya despacio o tenga que andar algún tramo, a ver correr a los perros a mi lado y a disfrutar como lo hacen ellos, sin esperar nada a cambio, sin buscar nada, sin pensar nada mas que en el momento presente. A agradecer y conectar con la naturaleza, de forma libre y natural.



Hace  unos 4 años comencé a practicar yoga, en principio me sentí atraida gracias a  algunos libros que leí, por esa necesidad enorme que tengo de calmarme, de parar mi mente, de relajarme. Después quise recibir clases un poco egoístamente para mejorar mi rendimiento deportivo, mejorar mi estado de concentración ante los entrenamientos y la competición y también para descansar mejor. Además había sido gimnasta y me parecía que podría reencontrarme con una flexibilidad parcialmente perdida.
Demasiadas expectativas para entender la filosofía del yoga.


Acudí al estudio de yoga Elena Rodriguez que me recomendó María, de la tienda ecológica Premdan (una joyita de Segovia), y me encontré con que era una mala alumna.
Mis dificultades para parar, escucharme, respirar sin agobiarme hicieron de las clases todo un reto. Seguí practicando y me autoimpuse una practica diaria en casa, para cabezota yo; a veces estaba tan agotada que lo hacia deprisa y corriendo sin pensar en nada y no conseguía calmarme.


Pero con el tiempo y con estos tiempos difíciles he descubierto algunas cosas positivas, algunas personas positivas y he aprendido a valorar y a perdonarme si mi cuerpo no puede llegar a donde va mi mente... bueno, algunas veces estalla la guerra para que os voy a mentir.
Tengo mucho camino que aprender y muchas cosas nuevas por explorar, y aunque en mi cabeza hay una bombilla enorme encendida con la palabra IRONWOMAN, tengo también otras pequeñas luces que poco a poco irán creciendo al paso del tiempo....
Quería compartir esta reflexión con vosotros y agradecer de esta forma a todos aquellos que os tomasteis tiempo para pensar en mí y en mi día. Millones de gracias por tantas felicitaciones y desde aquí mucho ánimo y mucha fuerza para todos pues vivir es sortear millones de obstáculos disfrutando cada uno de ellos.



Un abrazo amigos.

sábado, 10 de agosto de 2019

De correr a caminar

Aceptar. Ese es el primer paso. Y detrás de un paso otro, y después quizá alguna zancada, a veces durante un minuto y otras veces hasta cuatro seguidos.

De correr en la pista a chica que camina con un perro. O con varios.

El día 8 de junio en el campeonato de España de 10km ruta termine caminando el último km prácticamente. A partir de ese momento no pude apoyar más el pie en varios días.


Unos meses atrás habían quedado tres concentraciones y un fantástico estado de forma. Tras la cadera que limitó tanto mis entrenamientos la temporada pasada estaba corriendo como en mis mejores tiempos y cuidándome mucho, no os penséis. Eso siempre lo he hecho.
Quizá mi talón de Aquiles es el gran número de proyectos que conviven conmigo y de los que consigo aislarme cuando estoy fuera de casa, en las concentraciónes. Una vez llego mi fatiga se va acumulando proporcionalmente a la que disminuyen mis horas de descanso y lo que eran molestias se convierten en lesiones. Eso es lo que pensamos que sucedió con mi pie.

Y bueno después de dos meses de tratamiento (gracias a Zigor, Paz, Fetri) pues he retomado los entrenamientos en bici prácticamente con normalidad y los de natación.
Y en cuanto a correr, que los que me conocéis sabéis que es mi pasión pues hago lo que puedo. Aún no he pasado de 5’ seguidos, hago sesiones en el agua, ejercicios de técnica en el Gim, y sobre todo tratamiento de fisioterapia y ejercicios para mi fascia.
Aún tengo bastante dolor y a veces me consume la incertidumbre sobre mi futuro. No se si conseguiré hacer alguna carrera antes que termine la temporada o quizá tenga que ir todo más despacio.

Hoy he querido compartir estas palabras porque normalmente colgamos nuestros logros o nuestros entrenamientos o los lugares a los que viajamos y casi nunca decimos nada de situaciones como esta. ¿Que si estoy deprimida?, NO. Trabajo cada día con enfermos de verdad y con dramas familiares.  No tengo derecho a estar deprimida por esto, sería injusto después de todas las personas que me están apoyando.  Somos mujeres IRONMAN y esta condición debe serlo para todo en la vida. Si toleramos cargas de entrenamiento toleramos el no poder hacerlo.
No voy a decir que sea mi mejor verano, está claro que no lo es. Que me siento como una abuelita caminando y trotando a 7 el mil o más, ni lo miro. Intento sacar lo positivo como disfrutar del campo, pararme cuando quiero a respirar, pensar en diferentes proyectos futuros ( esto debería hacerlo menos, a veces estoy harta de escucharme tanto). Intento mantener la calma y no agobiarme, intento no marear a los que están a mi alrededor con mis quejas aunque no siempre lo consigo. E intento vivir el presente. Aprendiendo  del pasado y trabajando para el futuro. Sin más. Pero que difícil es.

En siguientes post escribiré sobre la lesión mas concretamente, así como todo el tratamiento que estoy llevando a cabo al igual que el entrenamiento adaptado que hacemos; pues supongo que a alguien le puede interesar o venir bien pasos a seguir y plazos de tiempo, aunque como sabeís cada uno somos un mundo y hay un montón de factores que también influyen como el tipo de vida, la edad, el estrés, emociones etc.

Cuando complete el proceso que espero que sea pronto, tendré un montón de información para compartir con vosotros.
 A todos los que estáis lesionados  os recomiendo valorar lo que si tenéis que son muchas cosas y luchad cada día pues hay que seguir entrenando y trabajando en la recuperación.
A los que estáis libres de lesión disfrutad disfrutad y disfrutad de cada sensación y de cada entrenamiento. A todos los que me apoyaís GRACIAS INFINITAS POR ESTAR Y SEGUIR AHÍ:





Nos vemos pronto. HH





viernes, 2 de agosto de 2019

RETOMANDO

Poco a poco volviendo al entrenamiento. Esta lesión se está alargando mas de lo normal, pero ya estamos recorriendo el camino y haciendo trabajos cada vez mas intensos y esperemos que pronto podamos ya estar al 100% para poder entrenar con total normalidad y afrontar nuevos retos.





domingo, 14 de abril de 2019

lunes, 25 de marzo de 2019

Decisiones importantes

Hoy lunes es día de recuperación tras una semana intensa de entrenamientos aquí en Sierra Nevada. Aquí la vida del deportista es mucho más fácil, por eso venimos. La calidad de las sesiones aumenta, los periodos de descanso y recuperación también y en un ambiente propicio rodeado de deportistas profesionales que lo ponen todo en cada sesión de entrenamiento. Así tiene que ser.


En mi caso, estoy empezando a ver La Luz, eso de correr sin dolor os puedo asegurar que es la mayor felicidad para mi, el ver que poco a poco voy entrando en ritmos aceptables, y sobre todo, que después hay tolerancia a la carga y ausencia de molestias.


Por eso estoy contenta. La temporada pasada fue realmente duro para mi ver que todo mi esfuerzo y el de mi equipo de trabajo meses tras meses no logré terminar en condiciones ninguna carrera desde el primer puesto en el Campeonato de España de duatlon MD. Frustracción, tristeza, desánimo un mes detrás de otro. Intentar no tirar la toalla pero estar deseando de hacerlo.

No me gusta demasiado recrearme en lo negativo, pero es necesario para valorar cuando por fin algo poco a poco vuelve a funcionar. De verdad que pensé que no iba a poder volver a disfrutar de un rodaje a pie y bueno pues al final un ejemplo más de que con paciencia y con insistencia todo puede mejorar.

No quiero olvidar las personas ni las marcas (FISIORELAX-ORBEA-REAL CANOE-SPIUK-SAFECARE-FORUS SEGOVIA-IMD SEGOVIA-HOKO-HUMAN PERFORM-CLUB LA BLANCA-GOLDEM DREAMS-DOPPIO SLAVO-ROTOR-INFISPORT-KEMPA) que han estado siempre y que están a mi lado, marcas que apuestan por la persona, por el crecimiento del deportista; y personas que creen en ti siempre y que no te sepultan por ser ya demasiado mayor para la alta competición. Gracias de corazón.

El estar aquí para mi como os he comentado, implica una mejora en mi calidad de vida y en mi rendimiento; como os digo, todo ventajas para el entrenamiento.
 Pero a la vez, implica una renuncia grande a mi profesión, un paso atrás en lo que será mi futuro mundo, el de las personas reales; que se levantan  cada día y van a su puesto de trabajo. A veces siento inquietud por esto, ya que soy de esas personas que me creo que puedo con todo, y que puedo hacerlo todo; pero la realidad es que el deporte  profesional es eso, una profesión en si misma que deja poco espacio para nada más que no sea entrenar, comer y dormir.
Es esta la mejor  manera de rendir y no lesionarse.

Se que el deporte profesional tiene fecha de caducidad para todos; fecha que aún  no he puesto, pero que tarde o temprano llegará . Mientras tanto mi día a día seguirá siendo sacar lo mejor de mi misma en aquello que ocupe mi tiempo.
Os animo a hacer lo mismo! Que tengáis una feliz semana.

Mi día de recuperación hoy se basará en algo de natación suave, yoga, lectura, masaje, sauna, presoterapia, chocolate.... no olvidemos lo importante de mimarse y cargar las baterías!!